La cerveza puede adquirir fácilmente un aroma a skunk. Este mal olor indeseable y comúnmente encontrado es causado por una reacción en la cerveza que ocurre cuando se permite que la luz natural o artificial penetre en el contenedor de cerveza e inicie lo que se conoce como fotólisis. Esta reacción de fotólisis descompone los componentes amargos naturales del lúpulo ácido alfa en la cerveza, lo que lleva a la formación del compuesto 3-metil-2-buteno-1-tiol, comúnmente llamado mercaptano, que recuerda a los zorrillos. Este compuesto skunky se puede formar rápidamente cuando la cerveza se expone a la luz. Afortunadamente, es fácil evitar la cerveza zorrita golpeada por la luz.

Es importante no confundir la cerveza con zorrillo o la cerveza golpeada por la luz con la cerveza que simplemente ha ido mal a través de la edad o la variación de temperatura. Tal cerveza tiene un sabor desagradable, aunque no es similar a los productos químicos producidos en la cerveza golpeada por la luz.

Pasos

  1. 1 Protege tu cerveza de la luz directa. Almacene la cerveza en la oscuridad, lejos de todas las fuentes de luz en todo momento. La reacción que causa la zorridez puede suceder tan rápidamente que la cerveza se puede volver skunk mientras se disfruta de un vaso. Beba cerveza en el interior o en la sombra, y no permita que su cerveza se quede demasiado tiempo sin beberla.
  2. 2 Compre cerveza empacada en contenedores a prueba de luz. Si la luz no puede penetrar el contenedor de cerveza, la formación del compuesto skunky se evitará por completo en el contenedor. La luz no puede penetrar a través de latas y barriles, y, por lo tanto, la cerveza enlatada y barrida no puede convertirse en zorrillo hasta que la cerveza se vierte en un vaso.
  3. 3 Seleccione una botella de cerveza embotellada. La cartulina brinda una excelente protección contra la luz, por lo tanto, seleccione doce paquetes en caja en lugar de seis paquetes abiertos. Si elige cerveza embotellada que está en botellas verdes o ha estado bajo la luz solar directa, asegúrese de que los recortes de la manija en la caja estén intactos y no hayan sido retirados de la caja. Esto asegurará que cantidades significativas de luz no penetren en la caja.
  4. 4 Elige cerveza en botellas marrones. Las botellas marrones ofrecen una protección mucho mejor contra la luz dañina que la cerveza embotellada en botellas verdes o transparentes, y ayudan enormemente a evitar que la cerveza se vuelva skunky.
  5. 5 Busque cerveza en la parte posterior del estante. La cerveza colocada hacia el frente de los estantes de las tiendas o en el estante superior está expuesta a más luz.
  6. 6 Elija cerveza embotellada estable a la luz que haya sido a prueba de mofeta. Este tipo de cerveza normalmente se envasa en botellas de vidrio transparente, pero también se puede encontrar en botellas verdes. Sin embargo, muchas cervezas comúnmente disponibles que están disponibles en botellas verdes no son estables a la luz. La cerveza estable a la luz está hecha con extractos de lúpulo que son esencialmente alfa ácidos de lúpulo estabilizados que ya no pueden convertirse en el compuesto skunky. Las moléculas de ácido alfa de lúpulo amargo se reducen mediante la adición de hidrógeno, que estabiliza la molécula.
    • Para determinar si una cerveza es estable a la luz, viértala en un vaso o deje la botella en la luz solar directa durante quince o treinta minutos. Si la cerveza está en botellas transparentes, simplemente coloque la botella a la luz del sol. Luego huela en un vaso y compárelo con una botella de cerveza que no haya estado expuesta a la luz.
  7. 7 Compre cerveza fresca. Esta cerveza habrá tenido menos posibilidades de convertirse en zorrillo durante su viaje a su vaso. Compre cerveza fresca, almacenada adecuadamente, directamente de las cervecerías locales que ofrecen ventas directas, o compre cerveza que se sabe que se produce localmente o en las cercanías. Pequeñas y grandes cervecerías pueden estar cerca. También elija cerveza popular que tenga menos probabilidades de pasar mucho tiempo en los estantes de las tiendas, y asegúrese de verificar la fecha de producción o frescura de las cervezas que los lleven. Averigüe cuándo su licorería espera nuevas entregas para su cerveza deseada, y compre la cerveza antes de colocarla en el estante. Verifique también el lugar donde se produce la cerveza, ya que muchas cervezas se producen bajo contrato en cervecerías cercanas para otras cervecerías más distantes.