El remo en máquinas de ejercicio y en el agua se está volviendo cada vez más popular, tanto como deporte recreativo como competitivo. Ya sea que remar para fines recreativos los fines de semana, usar máquinas de remo en el gimnasio o competir en regatas, el remo ofrece un entrenamiento de cuerpo completo que requiere resistencia, fuerza y ​​técnica. Sin embargo, al igual que muchos otros deportes, el remo puede causar lesiones en la rodilla que pueden volverse crónicas cuando no se tratan adecuadamente. Afortunadamente, saber cómo prevenir las lesiones de rodilla en el remo puede ayudarte a disfrutar de tus entrenamientos sin preocuparte por el dolor de rodilla.

Pasos

  1. 1 Inscríbase en un programa de remo con un entrenador de remo experimentado.
    • Muchas ciudades y pueblos con puerto deportivo, lago o río tienen un club de remo donde puedes tomar clases o clases privadas.
    • Si no vive cerca del agua o no se siente cómodo en el agua, puede usar una máquina de remo en su gimnasio local o comprar uno para usar en casa. Asegúrese de tomar algunas lecciones de un entrenador personal para que entienda los conceptos básicos del ejercicio.
  2. 2 Calienta bien antes de cada sesión de entrenamiento, ya que es la clave para prevenir las lesiones de rodilla en el remo. Un buen calentamiento consiste en aproximadamente 10 minutos de ejercicio aeróbico, como remar ligero o correr.
  3. 3 Estírese adecuadamente después del calentamiento y antes de ingresar a la fase principal de su sesión de entrenamiento. Se recomiendan estiramientos largos y sostenidos de todos los principales grupos musculares, como piernas, brazos, espalda, pecho y abdominales. Un estiramiento saludable es suave, sin rebotes, y dura entre 20 y 30 segundos.
  4. 4 Presta atención a tu técnica de remo durante tu sesión de entrenamiento. Escucha las instrucciones de tu entrenador y las de otros remeros experimentados.
    • Salir demasiado rápido en la recuperación de un accidente cerebrovascular puede provocar demasiada fuerza en la articulación de la rodilla. Preste atención a una transición suave pero fuerte desde la recuperación hasta el próximo golpe.
    • Plante sus pies correctamente. No use la bola del pie o el talón; en su lugar, empuje usando todo el pie. Puede tomar un tiempo antes de que sus pantorrillas se estiren lo suficiente, pero con el tiempo y la práctica lo más probable es que pueda dominarlo.
    • Intenta perfeccionar tu técnica. Al remar con una mejor técnica, necesitará menos golpes y tendrá menos posibilidades de sufrir lesiones.
  5. 5 Evite sobre esforzarse mientras rema. Es probable que al forzar los músculos, los tendones y las articulaciones se produzcan lesiones. Reduce tu intensidad si sientes incomodidad. Si siente dolor, deténgase inmediatamente para evitar lesiones en la rodilla.
  6. 6 Beba mucha agua antes, durante y después de su sesión de entrenamiento. Los músculos que están bien hidratados funcionan mejor y tienen menos probabilidades de obstaculizar y crear fricción en las articulaciones o los tendones.
  7. 7 Refrescarse lo suficiente. Después de la parte principal de tu entrenamiento, pasa entre 5 y 10 minutos remando a una intensidad menor para que tu ritmo cardíaco baje a la normalidad.
  8. 8 Estiramiento después de tu sesión de remo. Dedique unos 5 minutos a estirar los principales grupos musculares y preste atención a los músculos que se sienten especialmente apretados.
  9. 9 Desarrolla tu forma física con ejercicio regular, que puede consistir en remar, correr, andar en bicicleta y levantamiento de pesas. La fuerza y ​​la resistencia combaten la fatiga, mientras que la fatiga facilita los errores.